Actualizado el 9 de enero de 2018
A+ A A-

Pegamento Comestible

Pegamento comestible

Hoy les voy hablar del tan útil pegamento comestible en la repostería creativa, aquel que no debe faltar cuando estamos sumergid@s en la decoración de una tarta, cupcakes, galletas o todo aquello que tenga que ver con el dulce y que necesitamos quede bien adherido; con agua también se puede pegar, solo hay que coger un pincel humedecerlo un poco y a pegar, pero se tiene mucho más riesgo de que al menor zasss se despegue.



Pegamento comestible??? un pegamento que se come???

No os asustéis, si tenéis tiempo pasaros por este post Qué es el CMC?  Ya que el pegamento comestible es solamente agua y CMC. El resultado de esta mezcla es un líquido viscoso, transparente y eso depende del tipo de CMC o goma que utilicemos para su elaboración, hay tipos de CMC que son un poco marrones, el CMC de Kelmy es bastante refinado, ideal para alimentación.
Así que vamos a ello.

La cantidad de agua y CMC depende de la cantidad de pegamento que se quiera hacer, es muy importante aclarar que el CMC es una goma o especie de gelatina en polvo muy fina pero muy potente por decirlo así y con una pequeña cantidad de CMC haremos pegamento para rato.

Necesitamos:
30 cc de agua
0.5  gramos de CMC (que eso equivale a la punta de un cuchillo.) es muy complicado pesar esta cantidad a no ser que se tenga una báscula digital al gramo.





He conseguido un botecito de cristal pequeño de mermelada de los que dan en los hoteles y lo he esterilizado junto con la tapa.

Utiliza agua de botella preferiblemente o agua hervida pero a temperatura ambiente, pones agua hasta la mitad, agregas el CMC y terminas poniendo el resto de agua.

Tienes 2 opciones:
1. Si no tienes prisa, lo tapas y te esperas hasta el otro día para que el CMC se hidrate, es posible que tengas que remover un poco.
2. Si tienes prisa coges un pinchito o palillo y comienzas a moverlo y moverlo, vas a tardar seguro, pero si se tiene prisa es lo que hay que hacer, contradictorio verdad?

Y ahora unos consejos  para conservarlo en buenas condiciones:
1. Mantenerlo en la nevera.
2. Cuando lo vayas a utilizar retira una pequeña cantidad con una cucharita limpia, te bastará seguro y el resto a la nevera nuevamente, si lo utilizas directamente del botecito se contaminará con el azúcar y colorantes con los que estemos trabajando.
3. Utiliza un pincel pequeño para asegurarte que tomas poca cantidad, si pones mucho se humedecerá el fondant o lo que estés pegando, con un pequeño toque del pincel dependiendo de lo grande que sea la pieza a pegar es más que suficiente.

Gracias por leernos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestro aviso legal.