Actualizado el 24 de abril de 2017
A+ A A-

¿Qué es el CMC?

¿CMC?
¿Qué es?
¿Y para qué se usa?




Estas son algunas de las muchas preguntas que nos hacemos cuando escuchamos esta palabra, CMC.

Vamos a disipar un poco las dudas, CMC son las siglas de un compuesto orgánico llamado carboximetilcelulosa,

Carboximetilcelulosa, conocida como CMC, es un aditivo alimenticio en polvo de origen semisintético. No es tóxico, su color es amarillo claro, está autorizado para su consumo en alimentos por la Secretaría de Salud y la FDA y sus principales usos son como agente espesante y/o estabilizante, en la industria farmacéutica y la alimentaria.
El CMC lo podemos encontrar en helados, rellenos ya elaborados para tartas, confituras, mermeladas, sirope, fondant, postres dietéticos, panes.

Es utilizado como espesante y estabilizante, pero también como producto de relleno, fibra dietética y emulsificante. Una de las aplicaciones más novedosas corresponde al área de la medicina donde soluciones de CMC forman geles y son utilizadas en cirugías del corazón, toráxicas y de córnea. También se usa para evitar la precipitación de las sales tartáricas en los vinos blancos.(Fuente Wikipedia)

Dentro de la repostería creativa, que es el área que nos compete, se utiliza para la elaboración del fondant, pastas de goma, pastillajes glasas elásticas y  pegamento comestible.

Una pequeña cantidad de CMC es suficiente para estabilizar y compactar las masas de azúcar. Si se quiere obtener a partir del fondant una pasta más seca para facilitar el modelado de figuras o flores, puedes tomar 250gr de fondant y una cucharadita de CMC, que equivale a 5gr, se amasa muy bien y se deja reposar para que el CMC actúe sobre el fondant.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestro aviso legal.